miércoles, junio 25, 2008

Viaje y boda Carroquino

Este fin de semana ha tocado uno de los saraos famliares de esos que me gustan tanto a mi. Viaje a Barcelona a horas intempestivas (5 de la madrugada), llegada a barcelona, boda de prima que he visto un par de veces, y comida familiar al día siguiente, con vuelta a Madrid con horario extremadamente justo para ver el partido de cuartos de España...no pinta nada bien.

Encima el día no comenzó todo lo bien que merecía, ya que parece que en los aeropuertos la gente a las 6 de la mañana le encanta comprar bolsos, pero a nadie le apetece tomar cafe, es algo alucinante. Llegamos a Barcelona sobre las 8 y 20 de la Mañana con unas ganas de tomar un cafe locas. Fue un vuelo ameno, y un cafe bastante intresante, que nos llevo al Hotel (residencia militar) con un taxísta que debería tener prohibido acercarse a cualquier coche, por que en varias ocasiones vi la muerte en una curva mirandome....que barbarídad.

La boda empezó casi puntual, en una curiosa capilla anexa al salon donde sería el banquete, estuvo bastante bien, incluyendo la entrada triunfal del hermano de la novia ... Tras eso tuvimos un ameno cocktel con bromas, conversaciones, reencuentros de gente que hacía tiempo no se podía ver, y gente que hace tiempo hacía por no dejarse ver. Buen cocktel, y buena cantidad de bebida.

Al rato pasamos al comedor y tuvimos una más que frugal, fugaz comida pero con el cocktel fue más que suficente, eso si de muy buena calidad. La noticia durante la comida fue que nuestro autobus de vuelta no se presentaría hasta las 22 horas, lo que hacía un panorama de más de 5 horas que rellenar.

La tarde paso muy amena, con los 3.000.000 de fotos que nos hizo Carol (ha conseguido llenar mi tarjeta de memoria!!!!, y la de mi suegro, y si la dejamos la de su hermana MariLuz), musica, bebida, y batallinas de los tios y padres de la novia sobre sus andanzas de juventud, muy amena la tarde la verdad. A las diez y pico volvimos al hotel donde nos cambiamos, ducha rápida y a buscar un Burguer. Richard, paladin de la orientación nos llevo durante 30 minutos de camino, más otros 30 de camino al Pans & Company que teníamos a 100 metros del hotel ;-). Pero fue divertido, incluyendo ver como Rosa se cabreaba con todo lo cabreable, primero por la hipoglucemia que traia y segundo por su especial catalanofobia.

el domingo lo pasamos carrera tras carrera en un autobus turistico para en 2 escasas horas poder ver la ciudad lo máximo posible, tuvimos que luchar para encontrar un taxi, pero conseguimo llegar en hora a la comida.

Excelente comida, todo era esquisito, un restaurante Andaluz en Barcelona siempre es una buena combinación, igualmente comida entretenida entre cuñados, y con algunas jarras de cerveza todo se anima más aun.

Ya solo nos quedaba la vuelta y nuevamente los taxis para llegar al aeropuerto se convirtieron en un suplicio, imposible encontrar uno, así que Antonio Luis y Alejandro amablemente nos acercaron en un pis-pas.

Para rematar el fin de semana, vuelta más o menos puntual, recoger niños, ver futbol, gano españa, y fin de semana redondo, bueno casi redondo, pero el cansancio no daba para la guinda, verdad Rosa Mari ;-)

Un beso a todos, y a ver si lo repetimos pronto, por que fue muy divertido, mi duda es si con niños o sin ellos :)

P.D.: Parte de las fotos aqui http://www.juanen.com/fotos/main.php?g2_itemId=2784
Publicar un comentario